Compost o compostaje casero de materia orgánica.

Manual práctico de como hacer compost con los restos de comida o con desechos orgánicos.
publicado en: Biblioteca SOS, Compost SOS | 0

Sponsor publicitario



Tabla de contenidos:

  • ¿Qué es el compostaje?
  • Ventajas del compostaje.
  • El compostador
  • Ejemplos de composteras
  • El proceso del compostaje
  • Materiales para hacer compost
  • Como hacer compost
  • ¿Cómo sabemos que el proceso va bien?
  • ¿Cómo sabremos que el compost está echo?
  • Elementos a tener en cuenta
  • Uso del compost
  • Dosis recomendadas

¿Qué es el Compost o compostaje? Clic para tuitear

Compost o compostaje es un proceso controlado de descomposición de la materia orgánica, con el que obtenemos un producto con excelentes propiedades como fertilizantes y regenerador de suelos: el compost. Este proceso se realiza principalmente con los residuos vegetales de la cocina y del jardín.

En el compostaje intervienen millones de microorganismos y numerosos invertebrados que descomponen los residuos orgánicos convirtiéndolos en humus. Estos organismos viven en presencia de aire (organismos aerobios), por lo que en el compostaje no hay putrefacción y, por tanto, tampoco malos olores.

Ventajas del compostaje. Clic para tuitear

A través del Compost o compostaje doméstico conseguimos una reducción en origen de los residuos urbanos, minimizando los problemas ambientales ocasionados por el transporte de los mismos y por su tratamiento en vertederos (contaminación de aire y suelos, malos olores, ocupación del territorio...).

Las ventajas de hacer compost de forma doméstica son muchas. Por un lado mejora la estructura de los suelos, haciéndolos más fácilmente trabajables, mejorando su capacidad de retención de agua, su ventilación y previniendo los efectos de las heladas.

Además, aumentamos la cantidad de materia orgánica del suelo y la disponibilidad de nutrientes asimilables para las plantas. Por otro lado conseguimos un producto de alta calidad, sin sustancias contaminantes, con lo que estamos mejorando la salid de nuestro jardín o macetas.

El compostador Clic para tuitear

Hay muchos modelos de compostadores, las principales características que tienen que reunir son:

  • Disponga de agujeros o ranuras para la buena circulación de aire dentro del deposito o compostera.
  • Que este la materia orgánica en contacto con el suelo. Nos referimos a suelos libres de materiales como el hormigón, la cerámica gres, o cualquier material que impida el contacto directo de la materia orgánica con la tierra.
  • El contenedor tiene que poder taparse por la parte de arriba, por medio de un plástico bien sujeto o una tapa impermeabilizante. Con la función de impedir que la lluvia estropee la materia orgánica. Si nuestra compostera esta bajo un techo, podremos utilizar una tapa de madera o de tela.

Sabiendo estas generalidades podremos construir el compostador con cualquier material, ya sea nuevo o reciclado. Como por ejemplo, palet, botes de plástico (pintura), botes de chapa, etc....

Ejemplos de composteras.

 

 

Proceso del compostaje. Clic para tuitear

Desde que aportamos el residuo hasta su transformación en compost, el proceso de compostaje se puede dividir en tres fases:

  1. Fase de latencia. Al comenzar a aportar los residuos entramos en esta fase. La materia debe estar adecuadamente mezclada para permitir una correcta aireación, con una humedad en torno al 50%. La temperatura es inferior a los 40ºC y la pila es colonizada por bacterias adaptadas a temperaturas medias que comienzan a descomponer los restos. La fase de latencia suele durar desde unas pocas horas a varios días.
  2. Fase termófila. Debido a la actividad microbiana se comienza a liberar calor  y la temperatura aumenta. Se dice que entramos en la fase termófila a partir de los 40ºC, alcanzando picos de hasta 60-70ºC. Con esta subida de temperatura se produce una esterilización del medio, eliminando larvas, posibles patógenos y la capacidad germinativa de las semillas. Cuando el alimento se va agotando, la actividad bacteriana es menor y por tanto, la temperatura del montón disminuye. Los materiales van perdiendo su color y forma originales. En esta etapa es cuando mayor disminución de volumen se observa en el compostador, de forma que dispondremos de más espacio para seguir introduciendo materiales. Para que se dé correctamente, es necesaria una aireación adecuada y un porcentaje de humedad del 50%.
  3. Fase de maduración. Con el tiempo van quedando los materiales más difíciles de descomponer: aquellos más ricos en celulosas y ligninas (leñosos). Entonces, la temperatura baja acercándose a la temperatura ambiente, el pH tiende a la neutralidad y la descomposición se hace más lenta. Se entra en una etapa conocida como fase de maduración. En ésta, juegan un papel muy importante cochinillas, lombrices y otros invertebrados que se encargan de completar la descomposición para obtener un producto estable, el compost maduro. Lo reconoceremos por su color oscuro, su textura granular y su olor a tierra vegetal. Esta es la fase mas larga y dependerá de los materiales con los que se ha realizado el compost.

Materiales para hacer compost. Clic para tuitear

Materiales secos

  • Podas. Las ramas favorecen la ventilación, recomendación de triturarlas en fragmentos de 5cm como máximo.
  • Paja. Preferentemente libre de podredumbre.
  • Serrín. En poca cantidad y no utilizar si proviene de maderas procesadas.
  • Pelo y cabello
  • Cartón y papel. No tratados por tintas químicas.
  • Recortes de coníferas
  • Hojas secas. Si son de vegetación perenne suelen ser mas duras y de lenta descomposición. Recomendable triturarlas. Se pueden recolectar en otoño y guardarlas en sacos o cubos.
  • Césped marchito. Es recomendable dejarlo secar al sol.
  • Ceniza de madera. Proveniente de maderas no procesadas.
  • Hilos naturales
  • Podas de aromáticas. Recomendable dejarlas secar al sol.
  • Cáscaras de huevo. Preferentemente machacadas o trituradas con molinillo.

Materiales verdes

  • Restos de frutas y verduras. Usar cáscaras y restos preferentemente picados o troceados. Ojo con los cítricos, requieres buena aireación.
  • Césped. Necesita de buena aireación. Recomendable secar un poco al sol.
  • Posos de café e infusiones. Esparcen directamente en el compostador.
  • Estiércol fresco de animales herbívoros (vaca, caballo, oveja...)
  • Restos verdes de jardín
  • Malezas verdes
  • Restos de cosecha

Materiales prohibidos

  • Materiales no orgánicos. Vidrio, metales, plástico, briks...
  • Papeles con tintas quimicas. 
  • Productos químicos de jardín o de casa. Pinturas, ceras, pilas, ect...
  • Restos de comida cocinada. Aceites, salsas, pizzas, etc... Se pudren generando mal olor.
  • Medicamentos
  • Ceniza de madera tratada o de carbón. Barbacoa, aglomerados, dm, ect... No se descomponen.
  • Productos lacteos. Leche, yogures, quesos, natillas, ect... Pueden aportar bacterias indeseables.
  • Excrementos de animales carnivoros. Perros, gatos, gallinas, hurones, ect... Pueden contener microorganismos peligrosos para la salud.
  • Pañales desechables
  • Restos del carnicero y pescadero. Emiten malos olores y atraen plagas.

¿Cómo hacer compost? Clic para tuitear

El compost como buen agricultor orgánico sabe, se hace por si solo. Tenemos que tener en cuenta ciertos valores importantes. Como puede ser la ubicación de la compostera.

El sitio ideal es un lugar sombreado para evitar que los restos se sequen demasiado en verano y de fácil acceso para no hacer incómoda la manipulación de los restos.

Hay que tener en cuenta que a la hora de sacar el compost tendremos que abrir, al menos, uno de los laterales del compostador. Es fundamental ubicar sobre tierra(nunca sobre asfalto, cemento o enlosado) para que los organismos descomponedores que viven en el suelo (bacterias e invertebrados) colonicen el recipiente.

Una vez que hemos colocado el compostador en un sitio adecuado, pasamos a rellenarlo de materia orgánica. Los restos que echemos provendrán de la cocina y del jardín y deben estar bien troceados para favorecer su descomposición. Para trocear los restos de jardín nos ayudaremos de alguna trituradora eléctrica.

La forma de apilar el compost para su correcto funcionamiento es rellenarlo formando capas de materia orgánica. Unas ricas en carbono(C) y otras en nitrógeno(N). Las ricas en carbono(C) suele ser la materia seca y las ricas en nitrógeno (N), materia verde o húmeda.

Colocaremos una capa de unos diez centímetros de ramas y podas trituradas (cachos de unos 5 centímetros)para asegurar una buena circulación del aire y un mejor drenaje del material que depositemos encima.

Posteriormente colocaremos una mezcla de materiales secos (ramas, podas, paja, recortes de setos, hojas secas) y materiales verdes (césped, malas hierbas, restos de frutas y verduras) en una proporción de dos partes de verde (Materia orgánica rica en Nitrógeno) por una parte de seco (materia orgánica rica en carbono).

La mezcla correcta de los materiales que aportemos nos proporcionará unas condiciones óptimas de humedad, textura y nutrientes.

Trucos: 

  1. El proceso de compostaje lo podremos acelerar removiendo la materia orgánica de dentro hacia afuera. Volviendo a compactar un poco la pila de compost. (En algunos casos se han obtenido compost en buen estado en nueve días).
  2. También podremos acelerar el compost añadiendo bacterias que faciliten la descomposición de la materia orgánica. Como pueden ser los Lactobacillus. (Ver manual de reproducción Lactobacillus). Con estas bacterias ademas de acelerar el proceso de compostaje, eliminaremos malos olores.



¿Cómo sabemos que el proceso va bien? Clic para tuitear

  • La pila o compostera no debe desprender olor a podrido. Si fuese así es porque hay demasiada humedad, por lo que tendríamos que mezclar con materia seca y remover.
  • No debe oler a amoniaco. Esto indicaría que hay exceso de nitrógeno (N); en ese caso tendríamos que aportar más materia seca, como hojas secas, serrín, ect.... y remover.
  • Si los restos están secos y fríos la actividad microbiana no está funcionando correctamente. Deberíamos humedecer, añadir más restos orgánicos, como restos de alimentos y remover. Para saber que la temperatura en el interior del material es correcta podemos insertar un termómetro para asegurarnos que estamos por encima de los 40º.

¿Cómo sabremos que el compost está echo? Clic para tuitear

El tiempo que tarda es descomponerse la materia orgánica depende de la temperatura y humedad. Normalmente en primavera/verano/otoño suele ser de unos tres meses y en invierno de unos ocho meses.

Cuando el compost esta totalmente echo, se le llama compost maduro. Este tiene que tener un color marrón oscuro similar al mantillo del monte o del bosque. Su olor es a bosque natural y su temperatura tiene que ser fría debido a que la actividad microbiana ha cesado.

Elementos a tener en cuenta.

Para hacer un buen compost tan sólo hay que tener en cuenta una serie de parámetros como la temperatura, la humedad, la presencia de oxígeno, la naturaleza de los materiales o su tamaño. Teniendo claros estos elementos el proceso se hará sin problemas y en un menor periodo de tiempo.

  • Temperatura. En la fase de termófila deben alcanzarse entre 40º y 70º para que así se puedan eliminar posibles elementos patógenos y la mezcla esté higienizada. Si metemos la mano en el montón debemos comprobar que está caliente; esto va a ser indicativo de que el proceso marcha de forma adecuada. Cuanto más dure ese estado, mejor.
  • Oxigenación. El compostaje es un proceso que realizan organismos aerobios, por lo que la presencia de oxígeno es esencial para que se haga correctamente y para que no aparezcan malos olores. El oxígeno lo garantizaremos con la proporción adecuada de los distintos materiales (los materiales leñosos crean huecos por donde puede pasar el aire necesario). Además deberemos remover el montón de forma periódica, al menos cuando echemos nuevos aportes.
  • Humedad. Una humedad adecuada se consigue con una proporción de dos partes de materiales verdes (Nitrogeno "N") y una parte de materiales secos (Carbono "C"). Si la humedad propicia no se consiguiera con los restos aportados, se añadiría agua en forma de pequeños riegos (removiendo el montón para que se distribuya homogéneamente). Una forma de sabe el estado optimo de humedad es coger un puñado de compost y estrujarlo. Tienen que caer unas gotas para saber que esta con los niveles de humedad correctos. Esto puede ocurrir sobre todo en verano si no tenemos el compostador en un lugar sombreado. Ojo, la mezcla tiene que estar húmeda pero no empapada, pues taparíamos os poros y provocaríamos putrefacción y malos olores.
  • Tamaño de los restos que se aportan. Cuanto más troceados vayan, más superficie de contacto ofrecerán a los microorganismos y, por lo tanto, más rápido será el proceso.
  • Mezcla y volteos. Con ellos se consigue que la humedad, los nutrientes y los microorganismos estén distribuidos uniformemente, que la aireación (oxígeno) se mantenga y que se evite una compactación de la masa.

Uso del compost Clic para tuitear

El compost lo podremos usar para todo tipo de cultivos y en todo tipo de contenedores. Se puede usar de varias formas dependiendo de su etapa de maduración. De las cuales destacamos:

  1. Compost fresco. Los materiales están descompuestos sólo de forma parcial. Todavía no es un producto estable y por tanto puede tener cambios de temperaturas que pueden afectar a nuestras plantas. Por ello lo utilizaremos principalmente como acolchado en invierno, cuando las plantas tienen menos actividad vegetativa. También se puede utilizar para plantas que tengan grandes requerimientos de nitrógeno (N).  Procuraremos aplicarlo en superficie, sin mezclarlo con la tierra y sin tocar los tallos y hojas de las plantas.
  2. Compost maduro. La materia orgánica está totalmente descompuesta, tiene un color marrón oscuro, tirando a negro. Tiene una estructura grumosa y un olor agradable. Lo podemos usar como acolchado a mezclándolo ligeramente con la tierra en todo tipo de cultivos y plantas.
  3. Purín de compost. Podremos convertir el compost a estado liquido para aplicaciones en riegos, especialmente para riegos por goteo. La forma de hacerlo es muy simple. Preparamos un saquito de tela que llenamos con unos 2 o 3 kilos de compost. Este lo sumergimos en 10 litros de agua, dentro de un contenedor. Dejamos reposar o macerar durante 7 o 10 días. Removemos el compuesto dos o tres veces todos los días. Desde SOS recomendamos oxigenar el compuesto con una bomba de acuario. También se puede reforzar el purín añadiendo algún caldo mineral  o microorganismos beneficiosos. Según necesidades del cultivo.

Dosis recomendadas.

  • Para macetas. La mezcla se realizaría al 50%, una parte de compost por una parte de tierra.
  • Para huertos y jardines. Se aplicara de dos a tres kilos de compost extendidos por cada metro cuadrado de terreno. Si queremos abonar únicamente determinadas plantas, arbustos o árboles, se extenderá alrededor de los mismos una capa de compost de entre dos a cinco centímetros de grosor.

¿Qué te a parecido el artículo? 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)


Cargando…

Fuentes consultadas:

FIDA. Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola

Centro de recursos ambientales chico mendes.

¿Quieres añadir algo más?










Sponsor publicitario



Si quieres mas información técnica te recomendamos que visites este enlace. En el encontraras mucha mas información para completar tus conocimientos sobre compost y compostaje.

Videos de como hacer un compostador.


Comenta en Facebook

Sponsor publicitario
Post aleatorios