Formulas Orgánicas. Los Biocontroladores, control de plagas.

Los biocontoladores han demostrado ser una forma efectiva en la lucha contra las plagas de los cultivos. En este artículo aprenderán hacer dichas formulas orgánicas.
  • 8
    Shares


Control de plagas. Biocontroladores.

 

Biocontroladores se definen como productos de origen no sintético usados para el control de plagas en los cultivos. Son sinónimos de biocontrolador los términos bioplaguicida e insecticida orgánico, ecológico o biológico.

Biocontroladores a base de especies vegetales

Los biocontroladores a base de especies vegetales son preparados que se obtienen a partir de procesos de maceración, decocción, infusión, extrusión, arrastre de vapor, uso de solventes o fermentación de hojas, flores, frutos, bulbos, raíces y cortezas de plantas, a fin de obtener sus principios activos. Los biocontroladores elaborados mediante estos procesos actúan como:

  1. Repelentes: alejando a las plagas por medio de sustancias desagradables que contienen.
  2. Fagorrepelentes: reduciendo la capacidad de las plagas para alimentarse.
  3. Veneno de contacto: matando a las plagas por contacto.
  4. Veneno estomacal: sus principios activos tienen un efecto tóxico en el sistema digestivo de las plagas.
  5. Cisfrazan olores: aprovechan olores fuertes y desagradables para ocultar el olor del cultivo de interés del agricultor.
  6. Combinación: es posible combinar varias plantas para lograr un efecto de amplio espectro.

Extracto de neem (Azadirachta indica)

  • Composición

El aceite de neem es rico en distintos principios activos: azadirachtín, salanín, melantrioL nimbidín, nimbín, betistotero, azadirachtionol, ácidos grasos, 7-deacetyL flavonoids, vepaoL limonoid, deacetyL 17-hidrx y azadiradione.

  • Especies que controla

Es eficaz especialmente contra insectos en cualquier estado larvario y de pupa. Controla especies de coleópteros, dípteros, hemípteros, lepidópteros, ortópteros, thisanópteros (Thrips spp.), nematodos, así como el minador (Liriomyza trifolii), la mosca blanca (Bemisia tabaci), la mosca blanca de los invernaderos (Trialeurodes  vaporarorium), el minador de los cítricos (Phyllocnistis citrella), los mosquitos en agua estancada, la araña roja (Tetranychus urticae), el pulgón verde del manzano y del peral (Aphis pomi), el pulgón verde de los cítricos (Aphis sp.), los pulgones verdoso, pardo y ceroso del ciruelo, el pulgón del rosal, el pulgón negro de los cítricos y otros áfidos, cochinilla del rosal, cochinilla blanca de cítricos, orugas (Agrotis sp.), etc.

  • Aplicación

Se puede aplicar con cualquier equipo de fumigación, terrestre o aéreo, usando agua en abundancia para cubrir el follaje. Se recomienda su aplicación con un pH entre 6 y 6,5. Puede ser mezclado con insecticidas rutinarios siempre que el pH no exceda 7.

  • Dosis y recomendaciones

Cuando se realizan fumigaciones de gran capacidad se debe aplicar de 2 a 3 l / ha y en fumigaciones de baja capacidad, de 0,75 a 1,50 ml/ha. Para el control de lepidópteros se debe mezclar el producto con Bacillus thuringiensis y se usan dosis de 1,5 a 2 ml/l de cada producto. Las aplicaciones deben realizarse al follaje de los cultivos en las primeras horas de la mañana o al atardecer, en horas de poco calor y de irradiación solar.

Extracto acuoso de barbasco (Derris sp., Lonchocarpus sp. y Tephrosia sp.)

  • Composición

Es un insecticida natural extraído de leguminosas tropicales: Derris sp., Lonehoearpus sp. y Tephrosia sp. Tiene como principal principio activo la rotenona. Se utiliza fundamentalmente como acaricida, parasiticida y repelente. Puede aplicarse en posrecolección. Se ha usado desde hace muchos años como antiparasitario externo en ganadería. Actúa, por contacto y/o ingestión, en el sistema nervioso de los insectos, impidiendo su desarrollo e inhibiendo la respiración celular y causando finalmente parálisis y muerte.

  • Especies que controla

En agricultura actúa contra araña roja, mosca minadora, polilla de la papa, pulgones, trips, mosca blanca, gorgojos de leguminosas, hormigas, lorito verde y gusanos. En ganadería ataca a pulgas, piojos, garrapatas y chinches.

  • Aplicación

Se aplicará de abajo hacia arriba mojando al insecto que se encuentre refugiado debajo de las hojas y en los órganos vegetales. El momento adecuado para el tratamiento es el atardecer pues es una molécula fotodegradable. Se recomienda realizar un segundo tratamiento a las 48 o 72 horas y un tercero a los siete días de la primera aplicación. No se deben efectuar tratamientos preventivos a menos que el nivel de la plaga lo amerite.

  • Dosis y recomendaciones

Partiendo de un macerado acuoso de barbasco al 6 % de rotenona, se debe usar a razón de 300 ml por 100 litros de agua. No hay que mezclar con productos alcalinos. No es fitotóxico ni tiene plazo de seguridad. Respeta las poblaciones de abejas.

Extracto acuoso de tabaco (Nicotiana tabacum)

  • Descripción

La nicotina es un alcaloide derivado del tabaco (Nicotiana tabacum, familia Solanaceae). Sus propiedades insecticidas fueron reconocidas en la primera mitad del siglo XVI. Este compuesto no se encuentra en la planta en forma libre sino formando maleatos y citratos.

La nicotina es básicamente un insecticida de contacto no persistente. Su modo de acción consiste en mimetizar la acetilcolina al combinarse con su receptor en la membrana postsináptica de la unión neuromuscular. El receptor acetilcolínico es un sitio de acción de la membrana postsináptica que reacciona con la acetilcolina y altera la permeabilidad de la membrana. La actividad de la nicotina, al limitar la acetilcolina en la función neuromuscular (nervios/músculo) del insecto, ocasiona la generación de nuevos impulsos que le provocan contracciones espasmódicas, convulsiones y finalmente la muerte. Actúa por contacto debido a la habilidad para penetrar el integumento del insecto. Tiene efecto antialimentario y ovicida y acción repelente. En la agricultura orgánica se recomienda el uso de extracto acuoso de tabaco pero no de sulfato de nicotina.

  • Especies que controla

En la producción agrícola actúa contra araña roja, mosca minadora, polilla de la papa, pulgones, trips, mosca blanca, gorgojos de leguminosas, hormigas, lorito verde y gusanos.

  • Aplicación

Se debe aplicar utilizando una bomba de mochila, procurando mojar toda la planta a fin de alcanzar a los insectos que se refugien en ella. El momento más adecuado para los tratamientos son las horas de la mañana o de la tarde, ya que es una molécula fotodegradable. Se recomienda realizar un segundo tratamiento a las 24 o 48 horas y un tercero a los siete días de la primera aplicación. No se efectuarán tratamientos preventivos a menos que el nivel de la plaga lo amerite.

  • Dosis y recomendaciones

En la producción orgánica de cultivos se recomienda el uso de extractos acuosos de tabaco al 15 %. Se aplicará una dilución a base de 15 ml de extracto de tabaco por litro de agua. El preparado se puede mezclar con productos de pH alcalino. Es compatible con otros extractos de origen vegetal y controladores microbianos de uso común en los cultivos. Sin embargo en caso de duda se aconseja hacer una premezcla para observar la compatibilidad física.

Se recomienda no ingerir alimentos ni fumar mientras se fumiga. Se debe evitar el contacto con los ojos y la piel. Para que no exista riesgo de ingestión accidental por ningún motivo, no debe envasarse el insecticida en un recipiente que haya contenido alguna bebida y hay que mantenerlo fuera del alcance de los niños. No se debe exponer el producto al sol y es necesario almacenarlo a temperatura ambiente, exclusivamente en los envases originales y cerrados.

Extracto alcohólico de ajo (Allium sativum) y ají (Capsicum annuum)

  • Composición

Es 100 % extracto de bulbos de ajo y frutos de ají. Se obtiene mediante maceración alcohólica. Sus ingredientes activos son alina, alicina, cicloide de alitina, disulfato de dialil y capsicina.

  • Especies que controla

Es eficaz contra larvas masticadoras e insectos chupadores como pulgones, escarabajos, gorgojos, gusano alambre, cogollero o mariposa de la col. Actúa por ingestión, causando ciertos trastornos digestivos que hacen que el insecto deje de alimentarse. En algunos casos provoca cierta irritación en la piel de las orugas. Es un eficaz repelente de pájaros e insectos plaga. Producto sistémico de alto espectro, es absorbido por el sistema vascular de la planta. El cambio de olor natural de esta evita el ataque de las plagas. El extracto alcohólico de ajo y ají es completamente biodegradable, no cambia el olor ni el sabor de frutas y vegetales o de cualquier cultivo donde se aplique. El olor a ajo en el entorno desaparece unos minutos después de la aplicación.

  • Aplicación

En los cultivos se aplica a flores ornamentales, frutales, gramíneas, legumbres, y plantas hortícolas. En precosecha controla problemas de plagas de insectos de diversas especies. Se usa especialmente para el control preventivo de minadores, chupadores, barrenadores y masticadores.

  • Dosis y recomendaciones

Se debe aplicar de 400 a 500 ml de extracto alcohólico de ajo y ají en 100 litros de agua cada 10 a 12 días. En riego como repelente deben usarse de 2 a 3 litros/ha.

El extracto alcohólico de ajo y ají debe ser aplicado mediante aspersión manual o automática por aire o a nivel de tierra. Para una mayor eficacia es preferible rociar por las tardes. No es compatible con soluciones muy ácidas (pH menor a 5) y sí lo es con aguas duras. En diluciones adecuadas este producto no produce fitotoxicidad.

Biocontroladores a base de compuestos de origen animal

El quitosano

  • Composición

El quitosano es un producto natural que se obtiene por modificación química de la quitina. Esta se extrae del exoesqueleto de camarones o cangrejos desechados por la industria pesquera, a través de un tratamiento químico que remueve los pigmentos, las sales como el carbonato de calcio y las proteínas asociadas.

El quitosano, también llamado chitosán, es un polisacárido lineal compuesto de cadenas distribuidas aleatoriamente de β-(1-4) D-glucosamina (unidades deacetiladas) y N-acetil-D-glucosamina (unidad acetilatada). Esta sustancia, que tiene gran cantidad de aplicaciones comerciales y biomédicas, se descubrió en el año 1859.

La obtención de quitosano se realiza por medio de un tratamiento con álcali concentrado y caliente, con el fin de retirar la mayor cantidad de unidades de acetilo de la estructura del polímero.

  • Especies que controla

En la producción agrícola el quitosano se emplea principalmente como un agente bactericida, fungicida y nematicida para la protección de cultivos en el momento del establecimiento de plantaciones y durante el desarrollo de las mismas. También se utilizan películas de quitosano para recubrir semillas a fin de facilitar su conservación durante el almacenamiento, así como en el procesamiento de alimentos, la potabilización del agua, la remoción de colorantes y de metales, y la elaboración de sistemas liberadores de fertilizantes.

  • Aplicación

Este producto se aplica con equipo de fumigación vía foliar.

  • Dosis y recomendaciones

Las dosis recomendadas de este bioproducto oscilan entre 2,5 y 5 ml/litro de agua. Dado su bajo índice de toxicidad y su abundancia en el medio ambiente, el quitosano no es dañino para los animales de sangre caliente, los insectos benéficos ni para la salud humana, siempre que se emplee de acuerdo con las indicaciones establecidas.

En Ecuador algunos floricultores que han incursionado en el uso de bioinsumos para el manejo de sus plantaciones utilizan de manera exitosa el quitosano como un bioproducto para el control de enfermedades fungosas y nematodos que atacan a sus cultivos.

Biocontroladores a base de preparados minerales

Jabón potásico

  • Composición

El producto se obtiene a través de la saponificación de ácidos grasos procedentes de aceites vegetales. Es preparado a partir de ácidos grasos saturados con cadenas de carbono de longitud de entre 14 y 20 carbonos y ácidos grasos no saturados con cadenas de carbono de longitud de 18 carbonos con 1, 2 o 3 enlaces dobles. En el mercado se expende como jabón potásico en envases de 250 ml, 1 litro, 5 litros y 20 litros.

Una variante de este jabón se elabora artesanalmente en Ecuador, en la provincia de Manabí, con una tecnología posiblemente ancestral, a base de los frutos del piñón (Jatropha curcas) y la lejía procedente de la ceniza del algarrobo (Prosopis juliflora). El resultado es una pasta café oscuro de carácter sólido a la que se conoce como jabón negro o jabón prieto y que se expende en los mercados populares de dicha provincia. Aparte de su tradicional uso como insecticida en el control de plagas se usa también como mojante, adherente y emulsificante.

  • Especies que controla

Tiene un 100 % de eficacia con mosca blanca, araña roja, trips, cochinillas y pulgones. Se puede aplicar en cultivos de hortalizas, frutales y plantas ornamentales bajo invernadero y al aire libre. El tratamiento es totalmente biológico y no tóxico:

no existe posibilidad de intoxicación ni para las personas que lo aplican ni para las personas o animales que ingieran cualquier fruta, hortaliza o planta tratada, ya que no produce residuos tóxicos. No provoca ningún cambio biológico ni en el aspecto ni en la forma de los frutos.

No crea resistencias. Al tener un efecto de funcionamiento mecánico destruyendo la capa protectora del insecto y no por medio de flancos genéticos como los insecticidas químicos actuales, impide que los insectos desarrollen sus resistencias.

El jabón potásico actúa por contacto disolviendo la protección cerosa/quitinosa, exponiendo a los insectos a la luz y al sol. La toxicidad de los ácidos grasos se debe en parte a la longitud de la cadena de carbono (con un óptimo en C10 y disminuyendo después). Los ácidos grasos con cadenas en las que se encuentran 1 o más enlaces dobles (no saturados) también actúan contra insectos.

Estos jabones son relativamente selectivos en su acción de control en ciertos insectos. Así, los de cuerpo blando como pulgones, cochinillas, ácaros y mosca blanca son más susceptibles a ser atacados por el producto. Los insectos con cuerpos más duros como abejas, mariquitas, etc. (que además son beneficiosos) se ven poco afectados. La movilidad y una cutícula fuerte son lo que los hace resistentes. Cabe resaltar el hecho de que insectos inmaduros o en estados de desarrollo en los que no tienen aún la capacidad de volar son más vulnerables.

  • Aplicación

El modo de tratamiento es el tradicional, usando equipos de presión alta y bajo volumen. El producto es eficaz cuando se aplica en diluciones a fin de poder alcanzar físicamente al insecto. Por tanto es importante realizar la aplicación a través de aspersiones al follaje para alcanzar la totalidad de la planta tratada (mojando las hojas por las dos caras) y obtener un buen resultado.

  • Dosis y recomendaciones

La dosis recomendada es de 10 a 15 ml por litro de agua. Al mezclar el jabón potásico o el jabón negro o prieto con otros productos fitosanitarios puede ser necesario disminuir la dosis de estos últimos. No se recomienda combinar con productos que potencien su acción, ni con azufre. El producto actúa por contacto, por lo que se debe pulverizar procurando que alcance todas las partes de las plantas a tratarse.

Los jabones potásicos pueden ser fitotóxicos para plantas con hojas pilosas que podrían retener jabón durante más tiempo provocando quemaduras. Las sales potásicas también pueden presentar efecto fungicida.

Una de las ventajas de usar jabones potásicos es la degradación rápida del producto. Algunas bacterias pueden metabolizar los jabones. Esta degradación es tanto más rápida cuanto menos ramificaciones existan en la cadena de hidrocarburo de la molécula de jabón. Dado que los ácidos grasos son compuestos sin ramificaciones, los jabones que se obtienen a partir de grasas naturales podrían ser biodegradables.

Este producto tiene una elevada incidencia en las plagas. La muerte puede producirse horas o días después de su aplicación, aunque a menudo la eliminación de los insectos es inmediata. En plagas como la del pulgón la mortalidad puede llegar al 90 % de la población tratada, pudiéndose repetir el tratamiento días después, si la época y factores como un exceso de nitrógeno, humedad o calor son aún favorables a la plaga.

El producto no penetra en los frutos por lo que su aplicación puede realizarse días antes de la cosecha. Presenta una toxicidad baja para los mamíferos. Es selectivo frente a insectos beneficiosos, dotados de capas exteriores más resistentes.

Caldo bordelés

  • Descripción

Es un fungicida cuprocálcico con un amplio campo de acción y eficaz contra un gran número de enfermedades fungosas. Su preparación es artesanal, aunque en la actualidad ya se encuentra en el mercado en presentaciones de 1, 4 y 20 litros.

  1. El caldo bordelés ácido tiene como constituyente activo el sulfato tetracúprico. Recién preparado es el que mejor moja las plantas. Actúa contra el mildiu y tiene una adherencia a veces superior a los caldos neutros. Sin embargo puede producir quemaduras en los tejidos tiernos de la planta y ser más fácilmente arrastrado por las lluvias. Es de color verde azulado y vira al rojo con el papel azul de tornasol.
  2. El caldo bordelés neutro es químicamente de una alcalinidad incipiente. La materia activa es un sulfato pentacúprico que da al líquido un color azul intenso. La acción fungicida es algo menor que la de los caldos ácidos y su persistencia también es limitada. Puede encontrarse el punto más justo de su neutralización cuando no reacciona ni con el papel azul ni con el rojo de tornasol.
  3. El caldo bordelés alcalino tiene como constituyentes activos compuestos básicos de cobre y cal que dan un intenso color azul al líquido. Es menos enérgico que el ácido y el neutro pero de acción mas durable. Vira al rojo con el papel de fenoltaleína y al azul con el papel rojo de tornasol.

El caldo bordelés debe aplicarse prontamente en las plantas sin guardarlo de un día para otro. En caso de ser necesario puede estabilizarse añadiéndole de media a una cucharada grande de azúcar disuelta en una taza de agua, una vez hecha la mezcla cuprocálcica.

  • Enfermedades que controla

Es eficaz contra mildiu velloso, monilia, alternaria, royas y otros hongos.

  • Aplicación

Se aplica en cultivos de frutas, flores, cítricos, café, cacao, uva, papa, arbustos ornamentales, hortícolas, etc.

  • Dosis y recomendaciones

El preparado artesanal se aplica directamente al follaje de los cultivos utilizando un equipo de fumigar manual o eléctrico.

Una variante del caldo bordelés es la “pasta bordelesa” que se logra añadiendo más cal a la preparación hasta lograr una consistencia de pintura, la cual se puede aplicar en la heridas que resultan en las ramas de los cultivos por la práctica de las podas. También se recomienda aplicarla en los troncos de los árboles frutales para evitar la acción de patógenos o de insectos y ácaros, para lo que se puede utilizar una brocha.

Caldo sulfocálcico

  • Descripción

El caldo sulfocálcico o polisulfuro de calcio al momento de su aplicación está constituido principalmente por polisulfuros y tiosulfato de calcio. Después de la aspersión en la superficie foliar estos compuestos se convierten rápidamente en azufre elemental y algunos compuestos no fungitóxicos.

Este producto tiene una acción fungitóxica debido al azufre elemental formado. Trabajos a nivel del metabolismo del hongo revelan que ciertas formas de azufre, incluyendo el ácido sulfhídrico y los polisulfuros, tienen un mecanismo de acción tóxica por la acumulación de algunos ácidos metabólicos orgánicos que producen la inactivación de una o más enzimas en ciertos procesos metabólicos. La fosforilación oxidativa sería disminuida, iniciándose la acumulación de adenosina difosfato (ADP) y fosfato inorgánico, que son reguladores metabólicos, lo que aumenta la oxidación de los sustratos endógenos para formar mayor cantidad de adenosina trifosfato (ATP). Pero la adición de azufre competitivo causa una disminución de la asimilación de oxígeno, los sustratos son agotados lentamente y la ATP requerida para el metabolismo no se forma en cantidades suficientes. El organismo se ve rápidamente desposeído de su energía almacenada en forma de carbohidratos, ácidos grasos y otros compuestos energéticos, lo que sumado a la poca disponibilidad de lípidos y ácidos nucleicos afecta a las esporas y estas mueren.

El azufre es tóxico como fumigante e insecticida en aspersión (por contacto). No obstante, el azufre elemental puede actuar como veneno vía estomacal. Los componentes volátiles y no volátiles penetran también el cuerpo de los insectos y su sistema respiratorio.

En Estados Unidos, Alemania, Colombia, México y Ecuador se incluye al azufre elemental en diferentes formulaciones para el control de algunos organismos nocivos.

  • Especies que controla

El caldo sulfocálcico permite la prevención y el control de plagas y enfermedades de los cultivos funcionando como fungicida, insecticida y acaricida. Actúa sobre agentes microorgánicos que producen enfermedades en los cultivos, entre los que se encuentran: Sphaerotheca pannosa, Sphaerotheca fuliginea, Sphaerotheca humili, Sphaerotheca morsuvae, Microsphaera gros-sulariae, Microsphaera  quercina, Microsphaera  alphitoides, Podosphaera leucotricha, Podosphaera clandestina, Podosphaera tridactyla, Oidium mangiferae, Oidium caricae, Oidium heveae, Oidium tingitaninum, Erysiphe graminis, Erysiphe cruciferarum, Erysiphe betae y Erysiphe heraclei.

  • Aplicación

Se puede aplicar en cultivos de frutas, flores, cítricos, café, cacao, uva, papa, arbustos ornamentales, hortícolas, etc.

  • Dosis y recomendaciones

El preparado artesanal se aplica directamente al follaje de los cultivos utilizando un equipo de fumigar manual o eléctrico.

Caldo sulfocuprocálcico

  • Descripción

El caldo sulfocuprocálcico es un fungicida y bactericida que actúa por contacto, con acción preventiva de amplio espectro y buena persistencia. Su formulación permite la liberación controlada de compuestos cúpricos, garantizando mayor efecto en el control de enfermedades de los cultivos. Se compone de sulfato cuprocálcico (12 %) y tensoactivos y estabilizantes (88 %). Se presenta como una suspensión concentrada.

Se trata de un fungicida polivalente con acción sobre numerosas enfermedades criptogámicas y un fuerte efecto bacteriostático debido a los iones de cobre que inhiben la germinación de las esporas producida por los hongos. No genera resistencia debido a su forma de acción no específica (acción multigénica).

  • Enfermedades que controla

Este bioinsumo es efectivo para el control de manchas foliares, royas, bacteriosis, hongos endófitos, mildiu y antracnosis.

  • Aplicación

Se aplica en cultivos de frutas, flores, cítricos, café, cacao, uva, papa, arbustos ornamentales, hortícolas, etc.

  • Dosis y recomendaciones

Se recomienda hacer aplicaciones al follaje de los cultivos con una dilución de 3 a 5 ml por litro de agua, con una frecuencia de 8 a 15 días, según la incidencia de la plaga.

Es aconsejable que cuando se maneje o aplique este producto se usen equipos de protección adecuados (overol, lentes, mascarilla, gorra, guantes y botas de hule). Se debe evitar el contacto con los ojos y la piel y no comer, beber o fumar mientras se maneja el producto. Después de aplicarlo es necesario bañarse y ponerse ropa limpia.

Caldo de ceniza

  • Descripción

El caldo de ceniza es un insecticida y fungicida artesanal que actúa por contacto, con acción preventiva de amplio espectro y buena persistencia.

  • Plagas que controla

Este preparado es efectivo para el control de hongos y cochinillas.

  • Aplicación

Se aplica en cultivos de frutas, cítricos y aguacate.

  • Dosis y recomendaciones

Se recomienda hacer aplicaciones dirigidas al follaje, tronco y ramas de las plantas, con una dilución de 1 litro de caldo de ceniza en 20 litros de agua cada 8 días por 2 a 3 ocasiones. Como todos los caldos minerales, este debe aplicarse preferentemente por la mañana o bien por la tarde. Antes de aplicarlo se recomienda cernirlo para eliminar los residuos y evitar el taponamiento de la boquilla de la bomba.

Ventajas y desventajas del uso de biocontroladores

Entre las ventajas que presenta el uso de biocontroladores se pueden señalar las siguientes:

  • Los insectos, ácaros o nematodos difícilmente pueden desarrollar resistencias a los biocontroladores ya que estos pueden evolucionar de la misma forma que los insectos plaga.
  • Algunos biopreparados (hongos, virus, bacterias) son muy específicos y solo atacan a una especie plaga.
  • Los biopreparados son cada vez más seguros y no afectan a personas, animales, ni plantas e insectos benéficos.
  • Son biodegradables por lo que no contaminan el medioambiente y su impacto ambiental es muy bajo.
  • Actúan sobre las plagas a muy baja concentración.
  • En el caso de los biocontroladores a base de extractos botánicos se pueden hacer preparados artesanales si se cuenta con la planta que contiene el compuesto activo, por lo que su elaboración resulta ser de bajo costo.
  • Pueden ser usados en estrategias de MAP o de MEP.
  • El mercado mundial de la agricultura orgánica o ecológica está en plena expansión ya que la población es cada día más consciente de la calidad de los alimentos ingeridos, del cuidado de su salud y del medio ambiente.

Como desventaja se puede señalar que los biocontroladores compiten con los plaguicidas sintéticos cuyos resultados son más evidentes y rápidos. Sin embargo, a largo plazo los biocontroladores o bioplaguicidas contribuyen a mantener la sustentabilidad de los recursos del agroecosistema.

Enlaces relacionados


Próximamente: Protocolos para la elaboración de biocontroladores.


Fuente: Ministerio de Agricultura, Pesca, Ganaderia y acuacultura del Ecuador.

Autor: Manuel. B Suquilanda Valdivieso.

 

¿Qué te ha parecido el artículo? 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)


Cargando…



  • 8
    Shares

Dejar una opinión